Piensa antes de imprimir

Por cada tonelada de papel perdemos 13 árboles y se contaminan ríos, lagos y mares con 20 metros cúbicos de aguas residuales

 

¿Alguna vez has reflexionado sobre cuánto papel se desperdicia diariamente en el mundo? La industria papelera es la principal depredadora de los bosques de nuestro planeta. La producción masiva de papel a partir de la pulpa de madera que se inició a mediados del siglo XIX cambió por completo la historia del mundo y nuestra relación con este maravilloso material.

Esta revolución, arraigada al auge industrial, hizo del papel un bien mucho más económico y accesible, pero también ha contribuido a la destrucción de millones de hectáreas de bosques y selvas, principalmente en los países proveedores de materias primas del tercer mundo.

Es increíble, pero por cada tonelada de papel perdemos 13 árboles, y se contaminan ríos, lagos y mares con 20 metros cúbicos de aguas residuales con altas concentraciones de químicos orgánicos y productos de desecho, tales como el cloro, utilizado para blanquear el papel.

Además, el proceso de manufactura de papel nuevo consume ingentes cantidades de energía, casi toda proveniente de combustibles fósiles. Por ello, en las últimas décadas se ha impulsado con fuerza la producción de papeles reciclados; es decir, aquellos fabricados a partir de una proporción de papel usado.

La elaboración de papel con material recuperado reduce ostensiblemente el impacto sobre el medioambiente en tres aspectos cruciales: gasto de energía, deforestación y reducción de emisiones tóxicas. No obstante, la popularización del papel reciclado aún no ha tenido el suficiente impacto como para detener el proceso de degradación del ambiente y la depredación de los bosques.

Para ponerlo en perspectiva, en 2017 nuestro planeta perdió suficientes árboles tropicales para cubrir la extensión territorial completa de Bangladesh o dos veces Andalucía. Hemos perdido 15,8 millones de hectáreas, lo que equivale a talar 40 campos de fútbol por minuto durante todo un año.

Otro triste ejemplo es Indonesia. Este estado en vías de desarrollo del sudeste asiático reclama el tercer lugar entre los países que emiten una mayor cantidad de gases de efecto invernadero, solo superado por las dos economías más grandes del mundo: China y E.E.U.U.

Los bosques indonesios, junto a los de Papúa Nueva Guinea y varios archipiélagos aledaños son llamados los “bosques del paraíso” gracias a su magnífica y rica diversidad biológica. Albergan más de más de 1.600 especies de aves, 500 especies de mamíferos y 30.000 especies de plantas superiores. Además, es el hogar ancestral de más de 800 etnias que dependen de su generosidad para poder subsistir.

En septiembre de 2015, estas selvas paradisíacas sufrieron una de las catástrofes ambientales de mayor envergadura en lo que va de siglo. Los satélites detectaron más de 130.000 focos de incendio en las islas de Sumatra y Borneo, que calcinaron la vegetación durante varias semanas. Se infiere que las responsables de la tragedia fueron las industrias productoras de aceite de palma y las empresas papeleras.

 

Piensa antes de imprimir

 

Desde Glancing EYE promovemos el uso responsable del papel, tanto a nivel interno como a través de nuestras campañas de sensibilización. Para unirte al esfuerzo mundial por conservar nuestros bosques, te hacemos las siguientes recomendaciones:

  • Usa formatos digitales para guardar y transmitir.
  • Siempre que puedas compra y utiliza papeles reciclados.
  • No imprimas documentos innecesarios, spam, publicidad o documentos con muchos espacios en blanco.
  • Antes de imprimir, revisa concienzudamente los documentos y utiliza la “vista previa” para ajustar todos los detalles: márgenes, separación entre párrafos, tipo de fuente, etc.
  • Utiliza cada hoja por ambas caras siempre que sea posible.
  • Compra libros en formatos digitales (PDF, EPUB, WORD, etc.)
  • Usa las hojas descartadas para hacer pruebas de impresión.
  • Colabora con el reciclaje. Ponte en contacto con empresas que se encarguen de recuperar papel y coloca papeleras exclusivas para tal fin.

Cada pequeño esfuerzo, en conjunto con el de otras muchas otras personas, puede cambiar la historia de nuestro planeta ¿Quieres que tu hijos y nietos vivan en un planeta verde? Piensa antes de imprimir