Diseño 3D, diseño 360 y realidad virtual: ¿en qué se diferencian?

Aunque las tres técnicas permiten obtener imágenes hiper-realistas y amplían el campo visual de los entornos 2D, el usuario experimentará sensaciones diferentes con cada una de ellas

 

La tecnología genera innovaciones tan aceleradamente que, en ocasiones, resulta difícil acotar su naturaleza. Tal es el caso del diseño 3D, el diseño 360 y la realidad virtual; a lo largo de nuestra trayectoria profesional hemos percibido una falta de instrucción en el empresariado español que requiere estos servicios y este post viene a concretar los tres conceptos.

 

¿Qué es el diseño 3D?

 

Aunque etimológicamente se puede decir que diseño 3D define la disciplina asociada, dentro del sector se suele entender por diseño 3D un gráfico o producto visual generado mediante la comprensión del espacio en un ámbito tridimensional. Como resultado se consiguen gráficos 3D a partir de datos geométricos, por norma cartesianos, cuya variación de valores altera el gráfico en sí mismo, que puede almacenarse, mostrarse en tiempo real o exportarse.

Actualmente, esta técnica se extiende en muchos ámbitos del mercado, como en el sector de la construcción, diseñadores de interiores o los propios arquitectos. Pues permite obtener una infografía 3D de cualquier elemento que sirve de gran ayuda en el momento de mostrar un proyecto futuro.

 

¿Y el diseño 360?

 

El objetivo del diseño 360 es la generación de imágenes en 360 grados. Estas, permiten apreciar, en una sola imagen, el ambiente completo desde un punto de vista concreto. Se puede dirigir la atención hacia la zona que más nos interese, permitiendo integrar todos los detalles en un solo producto.

Con solo mover el ratón en la pantalla se accede a cualquier rincón de la habitación o espacio dado, aportando la sensación de estar dentro del entorno.

Sus posibilidades han hecho de esta técnica una de las más explotadas por las inmobiliarias y las grandes empresas de decoración.

 

Algo aún más cercano: la realidad virtual

 

Consiste en una simulación de espacios en la que las personas pueden interactuar y explorar como si en realidad estuvieran en ese entorno. Es una forma de engañar a los sentidos y hacer que la persona se sienta inmersa en el escenario.

 


Business and Virtual Reality

La realidad virtual supone la forma más cercana de desarrollar una presentación de cualquier tipo


.

Para poder disfrutar de esta experiencia es necesario que el usuario se coloque un casco o gafas conectadas a un dispositivo que suministre la propia experiencia de simulación.

 

Principales diferencias

 

Aunque las tres técnicas permiten obtener imágenes hiper-realistas y amplían el campo visual de los entornos 2D, el usuario experimentará sensaciones diferentes en cada una de ellas.

Si con el diseño 3D el cliente puede apreciar con detalle una imagen, con los productos 360 podrá apreciar, no solo los objetos, sino también el entorno como si estuviera dentro del mismo, pudiendo acceder a todos los cuadrantes de una realidad total y  observarlas desde varios enfoques.

Por su parte, la realidad virtual es el parangón de la simulación asistida de interiores, ya que ofrece una experiencia multisensorial e interactiva que no deja indiferente al usuario.

 


.

Comprueba las diferencias entre diseño 3D, diseño 360 y realidad virtual en nuestro portfolio de trabajos.

Post relacionados

Dejar un comentario